Aquélla escuelita fue el embrión de lo que es hoy la Asociación Cultural Germano-Argentina de Bariloche, fundada en 1953  y que hoy cuenta con más de doscientos socios.

Con el objetivo de crear una escuela que “coordine la enseñanza oficial argentina con los intereses de las colectividades de habla alemana”, comienza con un ciclo primario de 1º a 4º grado, agregándose uno por año hasta 6º grado, más una academia de idiomas y el Jardín de Infantes o “Kindergarten”. Se le da el nombre de “Primo Capraro”.

En 1956 la Asociación obtiene la Personería Jurídica y al año siguiente se le otorga el Título de Propiedad del sitio donde se estaba construyendo el edificio escolar.

La cantidad de alumnos se incrementó rápidamente.
En 1980 se incorpora la Sección Secundaria y en 1993 el  Nivel Superior o Terciario.

A través de los últimos cincuenta años la conformación de la Colectividad alemana se ha modificado, produciéndose el lógico proceso de integración entre los orígenes de sus componentes. La pequeña escuelita de inmigrantes es hoy una de las más importantes instituciones educativas de la ciudad. Ha habido altibajos, que constantemente demandaron mucho trabajo y dedicación de los responsables para encausar apropiadamente el destino de la escuela. En la actualidad el Instituto Primo Capraro cuenta con más de 800 alumnos en todos sus niveles, siendo más de las dos terceras partes no provenientes de hogares de origen alemán.